Cerraduras que debes instalar de acuerdo al tipo de puerta principal

Cerraduras que debes instalar de acuerdo al tipo de puerta principal

Las puertas son elementos que permiten el cierre de accesos principales en viviendas, oficinas y negocios, siempre que cuenten con una cerradura. Claro que, no puede tratarse de cualquier cerradura sino una adaptada a los requerimientos de seguridad del propietario.

Las ventanas son canales de acceso igualmente, pero a diferencia de las puertas, éstas actúan como dispositivos complementarios a través de los cuales entra luz y brisa a los espacios, y por sí solos no experimentan tránsito de personas.

Se nos pudiese venir a la mente “necesito x cerradura para mi puerta exterior”, pero la realidad es que no todas las puertas son idénticas. Primeramente, las puertas se clasifican en función del nivel de protección, conocidas como puertas convencionales, blindadas y acorazadas.

En este artículo vamos a abordar cómo se clasifican las puertas exteriores de acuerdo al material con el que están elaboradas, además de los tipos de cerraduras que se instalan a fin de asegurar un nivel elevado de protección para dichas puertas.

Puertas de aluminio

Puertas de aluminio

El aluminio es un metal que es apreciado con motivo de su resistencia contra diferentes daños, entre los cuales podemos nombrar la corrosión y golpes con herramientas, siempre que el diseño de la cerradura evite que los golpes produzcan algún daño.

No por nada se usa en la elaboración de puertas y ventanas, bien sea como material principal o complementario. El aluminio hace posible que las puertas principales tengan diversos acabados, emulando incluso los patrones de la madera a causa de su maleabilidad.

Se dice frecuentemente que el aluminio es uno de los materiales de mayor abundancia en el planeta, lo que se confirma con el bajo coste de las puertas. El aspecto del aluminio es por lo general reluciente, especialmente si le damos el debido mantenimiento.

Las puertas de aluminio otorgan aislamiento térmico y acústico a tu hogar, y se les considera una alternativa amigable con el medio ambiente. Se trata de puertas que son idóneas para ser incluidas en el interior de las casas, compatibles con pomos y cilindros.

En el momento que una puerta se instala en cobertizos y demás lugares en los que la seguridad no sea una prioridad, las cerraduras superpuestas son una buena alternativa que puedes considerar.

Puede que hayas leído que las cerraduras de sobreponer son deficientes, pero lo cierto es que los modelos de hoy en día son más seguros que los de años atrás. Disponen de bombines resistentes a las diferentes técnicas de robo y mayor número de bulones que las hacen más seguras.

Las puertas de aluminio son livianas pero resistentes, lo que permite que se mantengan firmes por una buena cantidad de tiempo. El aluminio permite la elaboración de puertas tradicionales y seguras, además que su eficacia aumenta cuando se les instalan cerraduras de seguridad.

Puertas de Vidrio

El vidrio en contraste con otros materiales, da cierta elegancia en los entornos en los que está presente. Ahora bien, lo primero que viene a nuestra mente es que el vidrio es frágil. No obstante, las nuevas tecnologías han cambiado este hecho.

El vidrio es un material que se ha adaptado de tal forma que no se puede romper fácilmente, para lo que se han dado a conocer derivados como el vidrio templado, y otros que vienen con micromallas que amortiguan los golpes realizados con herramientas.

Conociendo todas estas adaptaciones a las que se somete el vidrio, hace que no dudemos ni por un momento comprar puertas y ventanas que tengan componentes fabricados en este material, específicamente en las puertas.

Las puertas de vidrio dan la sensación de que estamos en un ambiente más iluminado y amplio, lo que da un aspecto impecable y moderno, especialmente en esos entornos que son reducidos. En cambio, las puertas de vidrio esmerilado, suelen ser opacas y no proporcionan este efecto.

Muchas veces el vidrio se combina con aluminio en puertas principales, envueltas con el primero por medio de marcos cuadrados o cilíndricos.

De acuerdo al tipo de puerta se instalan cerraduras empotradas con manivela, mientras que para reforzar se utilizan cierres insertados en la parte inferior o superior de la puerta, o puertas si se trata de dispositivos de doble hoja.

Estas puertas también se instalan en sitios comerciales, pero a diferencia de las puertas de vidrio domésticas cuentan con marcos de acero y otros materiales que son dependientes del diseño que al propietario le parezca más conveniente.

A raíz de que las necesidades de seguridad en los establecimientos comerciales son mayores, en estas puertas se suelen instalar cerraduras electromecánicas, acompañadas de su cierre respectivo en las esquinas de las hojas.

En ambientes corporativos, en lugar de cerraduras electromecánicas se instalan cerraduras de tipo electrónico, tanto biométricas como invisibles. La presencia de elementos seguros en estas puertas queda a criterio del usuario.

Puertas de madera

Puertas de madera

Muchas personas piensan que la madera es un material susceptible a los ataques de ladrones. No obstante, si tuviésemos idea de todas las tecnologías a las que es sometida la madera para fabricar puertas de seguridad, probablemente cambiaríamos de opinión.

Ahora bien, lo que sí es seguro es que, si instalamos una puerta de madera sin tratar, bastarían solamente escasos días para que la puerta sea destruida los ladrones. Y este es quizás el motivo porque estos elementos se instalan como puertas interiores.

Para las puertas principales el asunto cambia, pues para que estas se instalen en canales principales deben pasar por un procedimiento que se conoce como autoclave. Este proceso incrementa la densidad de la puerta para que sea más sólida.

Sin embargo, las puertas de madera de este tipo requieren de más elementos que las conviertan en dispositivos seguros. Para que estas sean más seguras, se les debe fusionar con materiales como el acero. Estaríamos hablando en este caso de puertas blindadas o acorazadas.

Las cerraduras embutidas de seguridad son el compañero ideal para puertas de madera. Debes tener presente que las cerraduras de embutir se dividen en varias modalidades, entre las que se incluyen las cerraduras multipunto, de Borjas, etc.

Se trata de puertas que resisten la incorporación de cerraduras con varios puntos de cierre, cuyos anclajes sirven para impedir la extracción o apertura arbitraria.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)