Todo sobre la domótica para viviendas

Todo sobre la domótica para viviendas

¿Qué es lo primero que piensas cuando te hablan de domótica? Posiblemente sea en sensores de lluvia, persianas que suben y bajan cuando usamos mandos a distancia o bien, en luces que se apagan de forma automática.

Para comprender el concepto de domótica, debemos apelar a la etimología de la palabra. Domótica deriva de la combinación de las palabras domus, que quiere decir casa en latín, y tica, de la palabra automática, que significa funciona por sí sola.

De todo esto se entiende que la domótica tiene como propósito automatizar los hogares, con la utilización de diversas tecnologías orientadas a gestionar la seguridad doméstica, electricidad y la comodidad de los propietarios.

Esto a primera vista puede parecer un privilegio que solo llega a unas cuantas personas, pero lo cierto es que el número de usuarios que instala sistemas domóticos en sus hogares va en aumento, gracias a sus precios asequibles y a su fácil instalación.

Actualmente es mucho más fácil acondicionar los hogares para transformarlos en viviendas inteligentes, con motivo de los avances de la tecnología y las redes inalámbricas. Estos dos componentes han disminuido sus precios considerablemente por el incremento de su oferta.

Objetivos de la domótica del hogar

Objetivos de la domótica del hogar

Uno de los principales objetivos de la domótica es crear hogares inteligentes, en los que se realicen determinadas tareas de acuerdo a instrucciones que demos. Algunas instrucciones son, por ejemplo, encender las luces, controlar la temperatura o incrementar la seguridad.

Para que estas tareas se realicen de la manera correcta, se debe contar con sistemas que tengan las funciones descritas a continuación:

  • Controladores que dirijan lo que se debe hacer, según ciertos límites
  • Sensores que midan determinada variable, como es el caso de la temperatura.
  • Elementos que cambien lo que queremos controlar.

Con los sistemas domóticos se pretenden lograr cuatro metas fundamentales en el hogar, relacionadas con:

  • Gestionar la energía de manera eficaz, gracias al ahorro que se aplica.
  • Aumentar la tranquilidad y confort de los usuarios, por efecto de la automatización de las tareas diarias.
  • Incrementar la seguridad en la vivienda, a través de la instalación de diversos dispositivos de seguridad.
  • Proporcionar la máxima accesibilidad en el hogar, sobre todo para aquellos usuarios que tengan necesidades especiales, como es el caso de personas discapacitadas.

En resumen, la domótica cumple un papel crucial en el mejoramiento de la seguridad y de la calidad de vida de las personas, especialmente cuando habitan en hogares inteligentes. Son casas en las que debe prevalecer la eficiencia energética y la sostenibilidad.

Confiar en los sistemas domóticos vale la pena, ya que habremos hecho una buena inversión, especialmente si su instalación la dejamos en manos de profesionales. Es importante que estos especialistas conozcan los requerimientos de un hogar, familia o eventualidad.

¿Qué controlas en casa con la domótica?

Gracias a la domótica puedes controlar dispositivos que cumplen un rol trascendental dentro del hogar, como es el caso del encendido y el apagado de las luces. Con estos sistemas también puedes variar la intensidad de dicha iluminación.

El buen funcionamiento de la iluminación está íntimamente ligado a la luz solar que incide sobre la vivienda, las características de la habitación y de los sensores de movimiento que se encuentren instalados.

Respecto a la temperatura, tanto la calefacción como la refrigeración son administradas a través de elementos externos que manejan la temperatura de forma automática, contribuyendo con el ahorro energético durante todo el año.

En materia de seguridad, la domótica se encarga de controlar dispositivos como los detectores de luz y movimiento, que se localizan en las inmediaciones del hogar, cámaras de vigilancia y alarmas.

Otra de las funciones de los sistemas domóticos tiene que ver con el control de los electrodomésticos, sea regulándolos, encendiéndolos o apagándolos. Todo esto permite que tengas una vida más fácil y cómoda.

Servicios como el agua y la electricidad se controlan de manera automática por medio de la domótica. Con estos sistemas, la distribución del suministro se optimiza para que los servicios sean más asequibles y eficientes.

Las persianas, toldos, ventanas y puertas también se manejan por medio de la domótica, con funciones que van desde abrir y cerrar puertas de garajes, hasta subir y bajar persianas motorizadas, a través de mandos a distancia o teléfonos inteligentes.

Ventajas de vivir en un hogar inteligente

Ventajas de vivir en un hogar inteligente

Son numerosos los elementos que pueden ser controlados por medio de la domótica, a raíz de la evolución de los avances tecnológicos. Es una vía que ofrece muchos beneficios, especialmente si te atreves a tomar la decisión de utilizar tecnologías de última generación.

La principal ventaja de vivir en un hogar inteligente es que se incrementa la protección, lo que involucra que una buena parte de los intentos de robo serán neutralizados por efecto de la presencia de alarmas y sensores.

El control de las luces ejerce un efecto disuasivo en los malhechores, ya que éstos pueden pensar que hay personas dentro de la vivienda, y por lo tanto se dan a la fuga.

De la misma forma, se regulan los gastos en los servicios, con lo que se logra un hogar eficiente desde el instante en que enciendes tus aparatos electrónicos. También se alarga la vida útil de los electrodomésticos, pudiendo controlarlos a pesar de que no estés en casa.

Los servicios en España tienen altos costes, y con la domótica puedes ahorrar dinero con la gestión inteligente de la luz, agua, gas, calefacción, etc. Si puedes controlar el uso de tus electrodomésticos, te recomendamos que los programes en horas que las tarifas de servicios sean más bajas.

Los sistemas domóticos son sencillos de instalar, y a medida que pasa el tiempo es más fácil aprovechar los beneficios de estos. A razón del surgimiento de tecnologías inalámbricas, no requieres realizar obras adicionales, aprovechando al máximo las ventajas de estos sistemas.

Puedes convertir tu vivienda en un hogar inteligente, llevándola a una dimensión superior de comodidad, seguridad y ahorro energético por efecto de la domótica. En el futuro no habrá excusas para que los propietarios se sumen a esta iniciativa, que es adaptable a diferentes necesidades.

Acondicionar tu hogar para que sea inteligente es solo una parte, ya que la otra será cumplir todos los pasos que garanticen el buen funcionamiento de los sistemas domóticos. Es importante que todos los miembros de la familia asuman este compromiso.

Para finalizar, te sugerimos que te unas a esta corriente de cambio y aproveches todas las ventajas de los sistemas domóticos en tu vivienda. Te aseguramos que tu vida se simplificará en gran medida, y una buena parte de tus problemas actuales desaparecerá ¿Estás dispuesto a asumir el reto?